Relatos Ganadores del VII Concurso de microrrelatos «La voz del barrio»

Este año ha sido complicado con las restricciones de movilidad, pero por fín las personas ganadoras del concurso han podido canjear sus premios. No vemos mejor manera de celebrarlo que publicar los dos relatos ganadores.

1 Premio: Fernando Méndez Germain

Las lagrimas del viejo glaciar

Hacía tiempo que la montaña tenía desnudos sus pies, sin poder cubrirlos en invierno con su espeso manto de nieve. El viejo glaciar lloraba desconsoladamente, y su propia pena le hacía sentirse cada vez más y más pequeño, más insignificante y más vacío.

Las lágrimas del glaciar convertidas en arroyo alimentaban al río, que acabó por ensanchar la barriga del gran lago, quien goloso daba poderosos lametazos a las casas más cercanas a su orilla, las de los viejos pescadores que hacía años ya no tenían qué pescar.

Alguien pensó que sería buena idea construir un dique en el río, desviar su curso, retener su flujo. Pero no es posible contener un llanto tan prolongado con tan solo una barrera. Para consolar a alguien la mejor medicina es siempre un abrazo.

Y entonces los pueblos decidieron por fin abrazar la tierra y darle amor en vez de desprecio, respeto en vez de abuso, cuidados en vez de agresiones.

Y el viejo glaciar, complacido, cesó en su llanto y sacó otra vez su larga lengua, divertido.

2º Premio: Xuan Porta Allande

Identidá

Son munchos años xuntos. Tantos que nun llevo la cuenta. Por ti, siguiré na griesca. Por ti, plumiaré cultura. Por ti, axuntaremos  enfotos y esfuercios. Pa que nun mos dexes. Pa qu’espoxigues. Pa que tornes a dai-y nome al to Pueblu. Un resclavu nel mapa qu’amuese qu’esti país nun se da, énte la marexada d’uniformidá que vien. Esa que fai fuxir la diversidá del mundiu. Collacia, taremos xuntos pa siempres, mientres la vida dure y la mio boca fale na nuesa llingua. Na de to. Na de tantes xeneraciones. Na del futuru de nueso. Quiérote a esgaya. Sábeslo. Mesmo, l’otru día cuando aportó l’intre de quexame a un funcionariu por nun atendeme nel idioma de nueso. Entamasti a pipiar pallabres que nin m’alcordaba que teníes guardaes. Tantes y tan guapes, que salí esnalando del llugar pela antoxana del edificiu públicu cola quexa almitida. Y nun taba solu. Otros esnalaben pel aire naguando por un gran ñeru que mos abellugare a toles persones que pipiábemos d’enfotu nun futuru nel que falar ensin torgues. Ye abondo’l tiempu que tamos xuntos. Por ti siguiremos en compaña. Anque solo yo te conociera namái tendría pallabres tuyes na mio boca. Quiérote muncho, mio llingua.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code

dos × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.